+56 9 8218 3616 contacto@clinicaedras.cl

Insomnio

 

 

Qué es el Insomnio

El insomnio es el trastorno del sueño más habitual, y se caracteriza por la percepción subjetiva de un sueño insatisfactorio, tanto en duración como en capacidad reparadora, que, además, produce una interferencia durante la vigilia, influyendo negativamente en la calidad de vida. Afecta con mayor frecuencia a mujeres adultas, aunque cada vez es más frecuente en hombres y en población infantil. A pesar de lo importante que es el sueño en la vida de una persona, y que dedicamos de media un tercio de nuestra vida a dormir, la mayoría de las personas saben poco tanto del sueño como del insomnio.

Diagnóstico del Insomnio por un Psiquiatra

Acudir a un psiquiatra en una situación de insomnio es muy importante. La mayoría de los médicos suelen tratar directamente el insomnio con medicamentos para el insomnio sin completar una evaluación psiquiátrica del insomnio. Deberíamos evitar iniciar un tratamiento farmacológico para el insomnio sin antes haber podido realizar una evaluación diagnóstica que nos ayude a determinar las causas del insomnio. En muchas ocasiones, subyacente al insomnio hay un problema más grave. Los problemas que causan insomnio pueden ser desde preocupaciones, como problemas de pareja o laborales, hasta otros problemas de salud mental. Los trastornos de ansiedad suelen estar muy frecuentemente relacionados con el insomnio, pero también lo están la depresión, el TOC, el TDAH, el estrés postraumático, la fobia social o las crisis de ansiedad.

Diagnóstico por causas médicas del Insomnio

Cuando el insomnio es debido a una enfermedad médica reconocible, debemos tratar en primer lugar dicha enfermedad porque, con mucha probabilidad, el insomnio mejorará paralelamente a la enfermedad. Esto es lo que llamamos un tratamiento etiológico porque se trata el origen (la etiología) del problema. Aun así, en algunas ocasiones es necesario complementar el tratamiento con un hipnótico para aliviar el malestar asociado al insomnio y hasta que el tratamiento etiológico dé resultados. Este tratamiento sobre el síntoma (el insomnio) se conoce como tratamiento sintomático.

Como se diagnostica el Insomnio

El insomnio crónico se define por la insatisfacción con la cantidad y calidad del sueño asociado a la dificultad para iniciar o mantener el sueño, con una frecuencia de un mínimo de tres noches por semana y durante un periodo mínimo de tres meses. Para poder considerarse insomnio, tienen que darse las condiciones adecuadas para dormir en lo que respecta a oscuridad, silencio y temperatura agradable.

El sueño se concilia en un ambiente silencioso, seguro, en oscuridad y con una temperatura agradable.

Puesto que los síntomas del insomnio son subjetivos, el diagnóstico se va a fundamentar en la información que proporciona el paciente. Raramente va a ser necesario completar el estudio diagnóstico del insomnio con pruebas sofisticadas. El estudio del sueño o polisomnografía suele relegarse para descartar sospechas de síndrome de apnea del sueño, síndrome de piernas inquietas, o para pacientes que se duermen con demasiada facilidad durante el día (hipersomnia diurna).

La valoración médica del insomnio crónico incluye: antecedentes familiares de insomnio, antecedentes personales de insomnio, antecedente de respuesta a tratamientos en el pasado, consumo de sustancias (café, tabaco, alcohol y drogas) y fármacos prescritos. Además de la historia clínica habitual, se debe preguntar por los hábitos de vida del paciente: a qué hora se acuesta, a qué hora se levanta, cuántas comidas hace al día, cuándo realiza la última comida, si hace ejercicio y a qué hora. Toda esta información resulta muy útil para conocer las posibles causas del insomnio, sus precipitantes, sus mantenedores, posibles remedios y recomendaciones.

La mejor manera de diagnosticar el tipo de insomnio es mediante una entrevista con el paciente y con su pareja.

Es necesario también anotar el momento de la noche en que aparece el insomnio (al inicio, durante la madrugada o en la mañana), si produce somnolencia o fatiga durante el día, problemas de concentración, memoria, cambios de humor, dolores de cabeza, etc.

Para realizar el diagnóstico del insomnio, resulta muy útil que el paciente vaya acompañado a la consulta con quien comparte cama. Al acompañante le vamos a preguntar por el patrón de sueño, cuánto ronca, si tiene pausas de apnea, sobre los movimientos involuntarios mientras duerme, si es sonámbulo. Esto nos va a permitir sospechar o descartar los otros trastornos del sueño que se explican en el siguiente apartado.