+56 9 8218 3616 contacto@clinicaedras.cl

Ataque de Ansiedad

 

 

Que es una Crisis de Ansiedad

Las crisis de ansiedad son estados de extrema ansiedad de breve duración y rápida instauración que se acompañan de síntomas físicos, como sensación de falta de aire, palpitaciones, presión en el pecho, mareo y miedo a perder el control o a morir. El tratamiento, tanto psicológico como farmacológico, ofrece magníficos resultados y evita que se complique con otros trastornos de ansiedad, como la Agorafobia o el Trastorno de ansiedad generalizada. Eventualmente, no tratarlas durante mucho tiempo puede llevar a la Depresión mayor o al consumo de sustancias.

Sintomas:

  • Aceleración del pulso o sensación de palpitaciones (el corazón late más deprisa y con más fuerza)

  • Sensación de ahogo o dificultad para respirar (puede parecer un ataque de asma)

  • Presión en el pecho (puede parecer un infarto al corazón)

  • Sudoración

  • Temblor

  • Dolor de cabeza

  • Llanto o gritos incontrolables

  • Ganas de vomitar (náuseas) o molestias gastrointestinales

  • Sensación de mucho calor o escalofríos

  • Mareo, aturdimiento o sensación de desmayo

  • Hormigueo en las manos o en la cara

  • Sensación de irrealidad (desrealización) o verse en tercera persona, como desde fuera (despersonalización)

  • Miedo a “volverse loco” o a perder el control

  • Miedo a morir de forma inminente

Que es el Trastorno de de Pánico

El Trastorno de pánico o Trastorno de angustia es un tipo de trastorno de ansiedad muy frecuente. Los primeros síntomas suelen aparecer al comienzo de la edad adulta, aunque es posible también que debute a edad infantil o en ancianos. El Trastorno de pánico puede asociarse a Agorafobia cuando el miedo a las crisis de ansiedad hace que la persona evite lugares o situaciones de las que puede resultar difícil o embarazoso escapar. La Agorafobia suele aparecer típicamente asociada al Trastorno de pánico al imaginar que no habrá ayuda disponible en el caso de sufrir un ataque de pánico.

El Trastorno de angustia se diagnostica cuando aparecen al menos dos crisis de ansiedad y estas aparecen espontáneamente. Cuando decimos espontáneo nos referimos a que aparecen de forma inesperada, sin una señal o desencadenante que justifique el nivel de ansiedad. No es infrecuente que las crisis de ansiedad aparezcan durante el sueño o “relajado” en el sofá de casa. Si las crisis de ansiedad son TODAS esperadas o se produce una única crisis aislada, por ejemplo, tras el consumo de algunas sustancias (como la cocaína o el cannabis) o tras vivir una situación de riesgo vital (como ser testigo de un atropello), no se consideran dentro de un Trastorno de pánico. Es importante recalcar que la presencia de crisis de ansiedad esperadas no excluye el diagnóstico de Trastorno de pánico, ya que la mayoría de las personas con Trastorno de pánico sufren ambos tipos de crisis: esperadas e inesperadas.

El trastorno de pánico afecta a un 5% de la población en algún momento de la vida y es el doble de probable en mujeres que en varones. Es más frecuente en el comienzo de la edad adulta y adolescencia, mientras que es menos frecuentes en niños y ancianos.