+56 9 8218 3616 contacto@clinicaedras.cl

ANSIEDAD

La Ansiedad y el Miedo

La ansiedad y el miedo son experiencias normales que todos experimentamos cada cierto tiempo. El miedo surge ante una amenaza externa identificable (por ejemplo, ante un atraco) y es una de las seis emociones básicas. El miedo se considera fundamental para la supervivencia porque nos prepara para la reacción de lucha-huida ante situaciones de riesgo inminente. Por otra parte, la ansiedad es un estado emocional no placentero que se acompaña de nerviosismo y una sensación de desasosiego. Habitualmente, el miedo aparece en el mismo momento en el que se nos presenta el peligro (por ejemplo, al encontrarnos un oso en el bosque). Mientras que, la ansiedad puede aparecer al imaginar el peligro (ansiedad anticipatoria), tras desaparecer la amenaza o sin causa aparente. Tanto la ansiedad como el miedo se suelen acompañar de cambios físicos y conductuales.

 

 

  • Ansiedad por separación
A

Trastornos de Pánico

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et. Nulla porttitor accumsan tincidunt. Vestibulum ac diam sit amet quam vehicula elementum sed
A

Agarafobia

Miedo y ansiedad ante un número elevado de situaciones donde escapar pueda ser difícil o embarazoso. En casos extremos, puede relegar a una persona a no salir de su casa durante un largo periodo de tiempo.

A

Fobia Social

Temor persistente a situaciones de exposición social por miedo a ser analizados por los demás. Aparece una intensa vergüenza a ser valorado negativamente por los demás o a sentirse humillado.

A

Fobias Específicas

Se trata de miedos a cuestiones concretas, normalmente relacionada con la sangre, animales, insectos, espacios pequeños, medios de transporte, etc.

A

Ansiedad Generalizada

Ansiedad y preocupación excesiva en torno a múltiples situaciones. Se trata de una ansiedad no muy intensa, pero continua y ante cualquier factor mínimamente estresante.

A

Ansiedad por Separación

Malestar excesivo y recurrente por la separación de las figuras de apego o del hogar. Muy frecuente en niños y niñas.

Como se trata la Ansiedad

Cuando la ansiedad produce malestar o limita la funcionalidad diaria de una persona es necesario tratarla. El tratamiento de la ansiedad va a depender de la intensidad de la misma, de su frecuencia, de los deseos individuales del paciente y de la propuesta que le haga el profesional. Por este motivo, es muy importante que el profesional informe de todas las opciones de tratamiento posibles y permita, siempre que sea posible, que el paciente elija la opción que considere mejor. Estas opciones de tratamiento se resumen básicamente en dos: psicoterapia y medicación. Cada tipo de ansiedad puede responder mejor a una u otra opción de tratamiento y, en algunos casos, puede ser conveniente realizar las dos. El tratamiento de la ansiedad debe llevarse a cabo siempre por un especialista en psiquiatría o psicología clínica.

La ansiedad suele aparecer acompañada de otros problemas: depresión, TOC, TDAH o consumo de sustancias.

Todos estos trastornos de ansiedad, que están desarrollados en sus respectivos apartados, tienen dos características principales en común: el miedo y la preocupación. Alrededor de estos dos síntomas principales orbitan otros síntomas que diferencian un trastorno de ansiedad de otro. Aun así, no es infrecuente que las personas que sufren ansiedad cumplan los criterios diagnósticos de dos y hasta tres de estos trastornos de ansiedad. Hasta donde sabemos, ni la localización anatómica ni los neurotransmisores implicados diferencian un trastorno de ansiedad de otro. Es posible que la diferencia esté en la naturaleza del mal funcionamiento. Así, en el trastorno de ansiedad generalizada el mal funcionamiento es continuo pero no agudo; en el trastorno de pánico es intenso, intermitente e inesperado; y, en las fobias (agorafobia, fobia social y fobias específicas) es esperado. Por último, puede darse el caso de que el mal funcionamiento de los circuitos sea de origen traumático, como en el trastorno de estrés postraumático o en el Trastorno por estrés agudo.

Como se diagnostica la Ansiedad

La ansiedad puede ser producida por diversas causas. Entre ellas están las causas médicas, que son las primeras que debemos descartar. Por ejemplo, un infarto de miocardio (infarto cardíaco) puede presentarse como ansiedad y presión en el pecho. En este caso, es imprescindible realizar un electrocardiograma lo antes posible. Una persona con crisis hipertensivas (tensión arterial muy elevada) y ansiedad puede tener un feocromocitoma. Por tanto, lo ideal es que la ansiedad la evalúe un médico especialista en psiquiatría. Después de la primera evaluación, en muchos casos, el propio psiquiatra o un psicólogo especialista en psicología clínica pueden iniciar un tratamiento.

Una vez descartadas estas enfermedades físicas -poco frecuentes pero muy graves-, se procede a evaluar cómo es esa ansiedad. El especialista va a indagar en las siguientes preguntas:

¿Desde cuándo tiene ansiedad?

¿En qué momento aparece la ansiedad?

¿Cuánto dura la ansiedad?

¿Cómo de intensa es la ansiedad?

¿Mejora de alguna manera la ansiedad?

¿Qué tal duerme esa persona?

¿Cómo está de ánimo?

¿Le ha ocurrido algo recientemente?

¿Ha tenido algún episodio previo similar?

¿Tiene algún familiar a quién le haya ocurrido algo parecido?